7 calle de Arlaban, 28014 Madrid
agostino.garsea@gmail.com

¿Quiénes somos?

Una asociación de fans de David Homes

Para todos los grandes músicos de la historia los clubs de fans siempre han defendido y apoyado a sus artistas predilectos. David Holmes no iba a ser menos y cuenta con su club de fans y es de los pocos que tiene uno dedicándose además a la composición de películas.

El club de fans cuenta con su sede en Belfast, ciudad natal del músico, y con más de 1000 miembros inscritos en esta ciudad del Norte de Irlanda. El siguiente club de fans tiene una sede en Londres y cuenta con 800 miembros en activo y otras pequeñas sedes componen el resto de clubs dedicados a este prolífero artista.

¿Cuál es el objetivo del club de fans?

Primero dar visibilidad a David Holmes y su legado apoyándole en cada proyecto, invirtiendo en su música (no se pierden ni un solo concierto o película en la que ha participado) y ayudándole con las labores de relaciones públicas al proponerle actuaciones en sus sedes o para todo tipo de asociaciones (algunas de ellas de manera voluntaria).

La mayoría de los clubs de fans se sustentan con el dinero que recaudan de sus miembros que pagan una cuota anual y tienen derecho a las instalaciones de la sede así como reciben material exclusivo de su artista favorito. David Holmes ha donado guitarras, firmado discos y concediendo conferencias a los diferentes clubs de fans repartidos por el mundo.

Un club de fans incondicional siempre está ahí incluso en las rachas de poco trabajo y como el propio Holmes ha confesado más de una vez “los clubs de fans suponen un impulso para poder continuar en el frenético mundo de la música” ya que “siempre están ahí para apoyarte y sentir su cariño más profundo”. Hay artistas que comparan los clubs de fans como si fueran de la familia manteniendo una relación muy estrecha con sus presidentes.

Sin embargo, no están exentos de polémica ya que los presidentes no son elegidos de manera democrática y ha habido casos de malversación de fondos y han sido criticados por su contacto privilegiado con el artista en cuestión. En el caso de David Holmes, su presidente Jordan Clever hace una labor increíble por preservar el legado de Holmes y le ha llevado a participar en algunos de los proyectos del artista como un consejero más. Holmes considera al público como la base de su trabajo.